domingo, 10 de febrero de 2013

Pechugas crujientes en adobo

Una receta sencilla, de las que podemos hacer a diario, pero que con unos pequeños toques de sabor, escapa de las pechugas que comemos a diario en las casas. Un plato sencillo en su elaboración, en la que podrán participar hasta los más pequeños de la casa por eso de que hay que mancharse un poco las manos y a ellos les gusta mucho; el precio muy económico, por lo que puede convertirse en un plato habitual en nuestros menús.



INGREDIENTES:

  • 600 gramos o 8-12 filetes de pechuga de pollo finos
  • 1 limón
  • 1 puñado de perejil
  • 2 dientes de ajo
  • 1 huevo (73 gramos aproximadamente)
  • Pan rallado sin gluten
  • Aceite
  • Sal 


DESARROLLO:

  • En día anterior: 
    • Hacemos un majado con los dientes de ajo, aceite,  el perejil y una pizca de sal, todo esto lo pasamos por la batidora hasta que esté todo bien picado y reservamos.
    • Ponemos en un plato los filetes de pechuga de pollo, y les echamos zumo de limón por encima, removiéndolo bien para que llegue a todos los filetes.
    • Echamos por encima de los filetes parte del majado o salsa que hemos realizado anteriormente, y con la ayuda de las manos, vamos removiendo todo bien para que se pringuen todos los filetes.
    • Una vez tengamos el pollo aderezado, tapamos y metemos a la nevera toda la noche.
  • El mismo día:
    • Pasamos los filetes que ya están aderezados por huevo y pan rallado, y freímos en aceite muy caliente hasta que estén hechos por dentro y dorados por fuera.
    • Servimos caliente, acompañado de un poco de aderezo de ajo y perejil que habíamos reservado y unas rodajas de limón.



1 comentario:

  1. Hola, una pinta estupenda... sencillo y rico, rico. Un saludo

    ResponderEliminar