miércoles, 10 de abril de 2013

Carrilleras al brandy

Las carrilleras es una carne que particularmente nos gusta, aunque el sabor y la textura de las de ternera es magnífico, las de cerdo no están nada mal si pensamos en la diferencia de precio que existe entre las dos.
Según para que las queramos podemos encontrar las carrilleras con hueso normales (perfectas para asar) o deshuesadas (perfectas para elaborar guisos como este, o las carrilleras al vino tinto que encontraremos en este mismo blog en este enlace).
Aunque costoso en tiempo como todos los guisos de carne, el plato es muy sencillo de elaborar y gustará mucho a todos los comensales, además está elaborado con productos que tenemos normalmente en casa y que no nos costará encontrar en los mercados.




































INGREDIENTES:
  • 800 gramos de carrilleras de cerdo sin hueso
  • 1 cebolla blanca grande
  • 800 gramos de tomates de rama rojos
  • 1 vaso de Brandy
  • Aceite
  • Sal

DESARROLLO:
  • Ponemos a calentar con un chorro aceite en una perola, cuando ya esté listo añadimos las carrilleras saladas al gusto y las sellamos por todos sus lados, hasta que cojan por fuera un poco de color. Cuando estén listas sacamos las carrilleras y reservamos.
  • Mientras se van sellando las carrilleras, cortamos la cebolla en juliana finita o picada y la añadimos a la perola donde se han dorado las carrilleras una vez que las hayamos sacado, y dejamos que se vaya pochando la cebolla.


  • A la vez que la cebolla se va pochando, los tomates de rama los rallamos y los reservamos en un bol.
  • Una vez esté la cebolla pochada, volvemos a introducir las carrilleras dentro y añadimos, el brandy, le damos unas vueltas para que evapore el alcohol y a continuación echamos el tomate rallado. Probamos el conjunto de sal.
  • Dejamos cocinando a fuego alto, hasta que hierva, y bajamos a fuego bajo, dejamos que se valla cocinando hasta que las carrilleras estén tiernas (a nosotros nos gustan que casi se deshagan solas en la boca) aproximadamente unas dos horas.
  • Servimos caliente acompañado de unas patatas y ganas de comer un buen plato de carne. Es uno de esos platos que podemos comer de un día para otro y está incluso mejor que recién hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada