lunes, 7 de octubre de 2013

Ensalada de pollo con salsa de queso

Para seguir completando nuestra sección de "Ensaladas" hemos intentando que estas siempre sean diferentes, hoy os dejamos esta receta, que es de las ensaladas que nos requiere que entremos durante unos minutos a la cocina, pero di disponemos de tres fuegos podemos realizar las diferentes partes de la ensalada en el mismo momento, y una vez atemperados todos los ingredientes montar rápidamente.
No es una ensalada costosa ni en tiempo, ni en dinero, pero si es una ensalada muy rica en sabor y texturas, ademas de que sus ingredientes son los que utilizamos diariamente, por lo que no nos resultará difícil ni encontrarlos, ni cocinarlos.
En un día que tengamos pocas ganas de comer, nos puede servir para cenar junto con una fruta y un trocito de pan, y también es perfecta para poner en el centro de la mesa y sorprender a los demás comensales por su presentación y sabor.
Esperemos que os guste, y para cualquier duda o nueva idea, sabéis que podéis consultar con nosotros.



INGREDIENTES (para 4 personas):

  • 1 bolsa de lechugas variadas
  • 250 gramos de pechuga de pollo
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 tomate pequeño
  • gramos de queso curado 
  • Nata de cocinar
  • Harina de maíz de molino de piedra
  • Sal y pimienta
  • Aceite

DESARROLLO:

  • Cortamos la pechuga en filetes como de un centímetro de grosor, lo salpimentamos y lo hacemos a la plancha, hasta que esté a nuestro gusto. Una vez cocinado lo partimos en tiras y reservamos.
  • En una cazuela a fuego lento ponemos el queso a deshacerse junto con un chorro de nata, y vamos dando vueltas hasta lograr una salsa fina y sin grumos, si es necesario podemos pasarle la batidora. Antes de finalizar la salsa salpimentamos al gusto.
  • La cebolla la partimos en juliana y la mezclamos con un poco de harina. En una sartén con aceite muy caliente la freímos hasta tener una cebolla dorada y crujiente y reservamos.
  • Las lechugas variadas las limpiamos bien, para poder quitar algún rabillo demasiado largo que podamos encontrar o alguna hoja fea.
  • En un plato ponemos: un bouquet de lechugas,  a continuación un poco de cebolla frita, en los laterales unas tiras de pollo bien colocadas y finalmente la salsa de queso atemperada; decoramos con unos cuadrados de tomate alrededor.
  • Servimos recién preparado, para que la lechuga no pierda crujiente con la salsa de queso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada