jueves, 28 de noviembre de 2013

Solomillo de cerdo relleno al horno

Rellenar carnes es una de las maneras que tenemos para darle un toque más especial y fusionar distintos sabores y texturas que conjunten entre ellos. A lo largo de las recetas del blog podéis encontrar una Pierna de cordero rellena con salsa de cebolla, unos Muslo de pollo rellenos al horno o un Redondo de ternera relleno; tres carnes diferentes que aceptan rellenos y salsa muy variados.
A menos de un mes de navidad nos parece apropiado realizar este tipo de recetas, y recordar las que ya tenemos, si vosotros queréis realizar alguna receta diferente o cambiar los ingredientes, siempre podéis tomar estas ideas como ejemplo y luego variar los ingredientes hasta lograr la receta que más os guste.
Esperamos que os guste tanto esta receta como las que hemos recordado y os sirva para tomar ideas para los días de navidad que se aproximan a un ritmo ligero.




INGREDIENTES (para 6 personas)
  • 2 solomillos de cerdo de 400 gramos cada uno
  • 100 gramos de jamón york de calidad
  • 100 gramos de queso
  • 100 gramos de jamón serrano
  • 6 pimientos del piquillo
  • Filetes de panceta en adobo (los necesarios para envolver la carne)
  • Sal y pimienta
DESARROLLO:

  • Le pedimos al carnicero que nos abra el solomillo en forma de libro, hasta que lo tengamos listo para rellenar sin dificultad.
  • Salpimentamos el solomillo a nuestro gusto.
  • Empezamos a rellenarlo, en primer lugar el jamón york, el queso, en tercer lugar el jamón serrano, y por último los pimientos del piquillo abiertos a la mitad y limpios de pepitas.


  • Cuando tengamos nuestro solomillo relleno, lo enrollamos en sí mismo; y cuando tengamos la panceta limpia de corteza y cartílago, vamos envolviendo con ella nuestros solomillos, en primer lugar las puntas y continuamos por el resto.

  • Una vez lo tengamos preparado, lo colocamos en una bandeja de horno, lo tapamos con papel de aluminio, y lo cocinamos en el horno precalentado a 180º durante 1 hora; pasada esta hora lo destapamos, le damos la vuelta y lo cocinamos hasta que esté terminado y dorado.
  • Sacamos del horno con cuidado, y con un cuchillo bien afilado, lo partimos en rodajas.
  • Servimos acompañado de por ejemplo una patata al horno y una salsa que nos guste (nosotros realizamos este plato para una cena de amigos y pusimos tres salsas: piquillos, boletus y roquefort).












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada